domingo, 10 de agosto de 2008

El universo material

Toda materia es una combinación de cinco elementos densos (tierra, agua, fuego, aire y éter) y tres sutiles (mente, inteligencia y ego falso). La energía material comienza con el ego falso y luego se desarrolla hasta convertirse en inteligencia; luego se convierte en la mente, y posteriormente en los elementos densos. Así que, los mismos ingredientes básicos se encuentran presentes en toda la materia.
La creación del universo material es como el crecimiento de un gran árbol a partir de una diminuta semilla. Nadie puede ver el árbol que está dentro de la semilla, pero todos los ingredientes necesarios para formarlo están allí, incluso la inteligencia que se requiere para ello. En realidad, el cuerpo que cada uno tiene es simplemente un universo en pequeño. Su cuerpo y el mío son diferentes universos, universos pequeños. Por lo tanto, todos los ocho elementos materiales se encuentran presentes en nuestros cuerpos, tal como también se encuentran en todo el universo. De igual manera, el cuerpo de un insecto es otro universo. Y al átomo se aplica la misma fórmula: todos estos componentes se encuentran en su interior. Eso signifca que aunque algo sea extremadamente grande o infinitesimal, aún así está hecho de los mismos elementos básicos. Esto es verdad en todas las partes del universo material. Así como el pequeño reloj de una mujer contiene toda la maquinaria requerida para el buen funcionamiento del mismo, asimismo una hormiga tiene toda la materia gris necesaria para ocuparse bien de sus asuntos. ¿Cómo es posible? Para responder a esto correctamente, uno debe examinar minuciosamente los tejidos cerebrales de la hormiga. Pero eso no se puede hacer. Además, hay innumerables insectos más pequeños que la hormiga. Así que debe haber una organización mecánica para toda esta actividad detallada, pero los científicos no pueden descubrirla.